Un sacerdote de la Guardia de Honor del Corazón de Jesús, modelo de entrega

miguel conesaMiguel Conesa, el joven párroco de Bullas (Murcia), que falleció en la madrugada del domingo junto a 13 feligreses de su parroquia en un accidente de tráfico durante el viaje de vuelta de una peregrinación al Cerro de los Ángeles y la tumba de la M. Maravillas en la Aldehuela, murió salvando la vida del muchacho que iba sentado junto a él. Miguel, al ver que caían por el terraplén, le puso corriendo el cinturón, pero no le dio tiempo de ponerse el suyo.
“Creo que merece saberse, no hay mejor ejemplo de entregar la vida por los demás que este” (recogido de un blog).
Miguel Conesa, pertenecía a la Guardia de Honor del Corazón de Jesús. Se inscribió en ella el 19 de marzo de 2001, día de San José, siendo aún seminarista, y mantenía contactos con varios Monasterios de la Visitación.
Seguramente que su amor al Corazón de Jesús y a la Virgen María y el celo con que procuraba contagiar a todos su amor, se habrá visto recompensado en el momento crucial de su vida con la contemplación cara a cara de Dios.
Su testimonio es como un bálsamo en estos momentos en que las palabras no pueden expresar el dolor ante tanto sufrimiento… Mientras rezamos por su eterno descanso y el de las demás personas fallecidas en el accidente, así como por los heridos, le rogamos nos ayude a imitar su entrega y pedimos para que su semilla germine en nuevas vocaciones sacerdotales y miembros de la Guardia de Honor.

Comentarios

Un sacerdote de la Guardia de Honor del Corazón de Jesús, modelo de entrega — 1 comentario

  1. Desde el día que supe por las noticias el accidente que sufrieron y después de escuchar una grabación suya y con ese candor que desprende su joven rostro, me dio la sensación de que está en el cielo y que nos escucha e intercede por el que le pida y ahora sin buscarlo, lo encuentro en esta página del corazón de Jesús, hoy que estoy muy inquieta por no haber hecho nada por ir a misa en un día tan hermoso.Me alegro mucho haberlo encontrado y le pido que me haga una gran debota del sagrado corazón y que me ayude a ser junto con mi familia, cristianos ejemplares como él. Miguel, sin haberte conocido, siento que tengo un gran amigo santo en el cielo. Ruega por nosotros, por todos los sacerdotes y seminaristas y jóvenes, al Sagrado Corazón de Jesús y al de su Santa Madre Maria.Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>