Martes Santo

“Ahora ha sido glorificado el Hijo del hombre y Dios ha sido glorificado en Él.” (Jn 13, 31)

¿No sabías, Teótimo, que el Sumo Sacerdote de la ley llevaba sobre su espalda y su pecho los nombres de los hijos de Israel: O sea, piedras preciosas sobre las cuales estaban grabados los nombres de los jefes de Israel?

Ahí tienes a Jesús, nuestro gran Obispo, mírale y considera que Él nos lleva sobre sus hombros, aceptando la carga de rescatarnos por su muerte, y muerte de cruz.

¡Oh, Teótimo!, el alma del Salvador nos conocía a todos con nombre y apellido; pero especialmente en el día de la Pasión, cuando ofrecía sus lágrimas, sus oraciones, su sangre y su vida por todos; sus pensamientos de amor iban especialmente para ti: ¡Oh Padre Eterno!, tomo sobre Mí y cargo con todos los pecados del pobre Teótimo para sufrir los tormentos de la muerte y que él se vea libre y pueda vivir; que yo sea crucificado con tal que él sea glorificado.

¡Oh amor soberano del Corazón de Jesús! ¿Qué corazón podrá bendecirte suficientemente?

Así, en su maternal pecho, su Corazón divino preveía, disponía, merecía, impetraba todos los beneficios que tenemos y no solamente en general por todos, sino en particular por cada uno; nos preparaba esos movimientos, esos atractivos, esas inspiraciones y esas suavidades mediante los cuales nos va alimentando el corazón para la vida eterna.

Miremos esa voluntad eterna que nos destina esos beneficios, y el Corazón del Salvador que nos los ha merecido a costa de tantas penas, sobre todo por su muerte y su pasión.

(Tratado del Amor de Dios. Libro XII, Cáp. 12)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>