Margaritas

RAMILLETE 1

“Estoy preparando la obra de mi Misericordia; quiero una nueva renovación en la sociedad y quiero que ésta sea hecha por el amor”.  

“La confianza es la llave que abre los tesoros de mi infinita Misericordia”.  

“No puedes imaginar el gozo que experimento haciendo de Salvador; es mi mayor alegría y hago las obras maestras más hermosas precisamente de las almas que he sacado de más abajo, del fango. Una vez que los pecados son perdonados se convierten para el alma que los ha cometido en fuentes de gracia, porque son fuentes permanentes de humildad…”  

“¿Sabes cual es el camino que conduce más pronto al Paraíso?… Es la esperanza en mis méritos y la fidelidad a la gracia…”  

“Es cierto que cien pecados Me ofenden más que uno, pero si éste fuese de desconfianza, me heriría el Corazón más que los otros cien, porque la desconfianza hiere mi corazón en lo más íntimo: ¡amo tanto a los hombres!”.

“Se tiene una idea demasiado pequeña de la bondad de Dios, de su misericordia, de su amor hacia las criaturas: se mide a Dios con las criaturas, y Dios no es limitado, y por lo tanto tampoco su bondad es limitada. ¡Oh, poder gozar de un Dios y no hacerlo!… ¿y por qué no se hace? porque en el mundo no se le conoce. Yo soy un tesoro infinito puesto por mi Eterno Padre a disposición de todos: mis criaturas me rechazan, pero con cuánto daño para ellas, lo comprenderán sólo en la eternidad”.    

“No me hastía en absoluto encontrar miserias, con tal de que encuentre una buena voluntad; cuando la hay, hay materia para trabajar. Mi amor se alimenta de consumir miserias y el alma que más tiene, con tal que sea con corazón contrito y humillado, es la que me agrada más, porque me da más ocasión de ejercer mi oficio de buen Salvador. Pero lo que quiero decirte, lo concentro en pocas palabras, y es esto: que el alma no tenga nunca miedo de Dios, que Dios está siempre dispuesto a usar misericordia y que el mayor gozo que pueda  tener el Corazón de tu Jesús es el de poder conducir a su Eterno Padre el mayor número de pecadores que sea posible. Éstas son mis glorias, mis joyas; ¡los amo tanto a los pobres pecadores! Oye, esposa mía, escribe esto. Si me quieres hacer un favor grande cree en mi amor; si me lo quieres hacer más grande, cree más, y para hacérmelo grandísimo no pongas límites a esta fe en mi amor”.

“Todo el secreto de la santidad está en estas dos palabras: desconfiar y confiar. Desconfiar siempre de ti, y luego no pararte ahí, sino subir en seguida a la confianza en tu Dios, porque si Yo soy bueno con todos, soy buenísimo con las almas que confían en Mí. -¿Sabes cuáles son las almas que gozan  más de esta bondad mía? las que confían más. Las almas que confían son las ladronas de mis gracias. Escribe, pues, que el gozo que Yo pruebo con un alma que confía, es indecible”.  

“La principal cosa que deseo que se sepa, es que Yo soy todo amor, que la pena más grande que se podría dar  a mi Corazón sería dudar de mi bondad. Mi Corazón no sólo compadece, sino que se regocija cuando tiene más para reparar, con tal que no haya malicia…

¡Si supieras la labor que haría en un alma, aunque llena de miserias, con tal que me dejara hacer!… El amor no tiene necesidad de nada, sólo tiene necesidad de no encontrar resistencia, y con frecuencia todo lo que busco en un alma, para hacer de ésta una santa, es sólo ¡que me deje hacer! Las imperfecciones que hay en un alma, cuando no son amadas por el alma, no me desagradan, sino que atraen la compasión de mi Corazón. ¡Amo tanto a las almas!… Las imperfecciones deben servir a un alma, como peldaños de una escalera, para subir a Dios mediante la humildad, la confianza, y el amor. Yo desciendo hacia el alma que se humilla y voy a buscarla en su nada para unirla a Mí.”

“Como el fuego se alimenta de combustible, así mi misericordia se alimenta de consumir miserias, y cuanta más encuentra para consumir, más crece, precisamente como hace el fuego que se agranda cada vez más, a medida que se le echa leña encima. ¡Oh, si se pudiera conocer cuánto amo Yo a los hombres, y cuánto goza mi Corazón de que se crea en este amor! Se cree demasiado poco, se cree demasiado poco, demasiado poco”.  

“Todo contribuye a trabajar un alma, todo; también sus mismas imperfecciones son en mis manos divinas como muchas piedras preciosas, porque las cambio en actos de humildad que llevo al alma a hacer… Si los que edifican las casas pudieran cambiar los escombros y todo lo que estorba, en muchos materiales de construcción, ¡qué felices se considerarían! Pues bien, el alma fiel lo puede con mi divina ayuda y las faltas mismas más graves y vergonzosas se convierten en piedras fundamentales del edificio de su perfección”.  “Has de saber, para ti y para las almas, que si se quiere obtener una virtud consolidada, hay que esperarla del Corazón de Jesús. Quien quiere tener la salvación, no tiene más que venirse a refugiar en esta arca bendita: desde aquí se contempla la tempestad sin ser sacudidos, sin ser amenazados. ¡Oh esposa! Tú enseña a todos el lugar de refugio que has escogido para tu perpetua morada, haz la caridad de instruir también a los otros, para que me vengan a conocer. Tengo tesoros de gracias para todos, quien viene se los lleva”.  

“¡Oh, esposa mía, hazte Apóstol de mi amor! Grita fuerte para que te sienta todo el mundo, que Yo tengo hambre, tengo sed, que muero del deseo de ser recibido por mis criaturas. ¡Estoy en el Sacramento de mi Amor por mis criaturas, y ellas hacen tan poco caso!”.

“Lo que me da lástima más que todo es ver la indiferencia que las criaturas tienen por Mí, el odio… me huyen como si Yo fuera un asesino, un maleante, un ladrón que quisiera quitarles los bienes, y en cambio querría dárselos, pero no puedo porque no quieren…

¡Esposa mía, tengo sed del amor de mis criaturas! Los serafines me aman tanto, y los santos me aman tanto… su amor es más puro y más perfecto… Tengo tanto amor en el cielo, pero vengo a buscarlo en la tierra, porque en la tierra es libre… Esposa mía, Yo tengo un corazón humano, y amo a los hombres porque son mis hermanos; sí, sí, los hombres son mis hermanos…”.  

“Una alma humilde tiene tal poder sobre el Corazón de Dios que basta una verdaderamente humilde para desarmar mi justicia que no mil pecadores para armarla”.  

“Una alma consagrada por el amor, se vuelve ligera, porque el amor la desposee de la voluntad, del juicio, de los deseos. Un alma así desposeída hace mi delicia y de estas almas me formo un ejército para salvar al mundo. El mundo corre al precipicio, pero Yo lo pararé en su carrera vertiginosa con este pequeño grupo de almas generosas que combatirán bajo mi escolta”.  

“¿Tus miserias…? Véndelas a mi misericordia”.

“¡Oh, si supieran los hombres cuánto gozo dispensando los celestes favores a quien me los pide, no serían tan esquivos para venir a Mí!”.

“Mi Corazón ha de ser la salvación de todo el mundo, la salvación de todos aquéllos que lo buscan y que lo conocen”.

RAMILLETE 2  

9 Septiembre 1913 …“Espero a las almas en los ejercicios regulares, y a las almas que llegan a ellos revestidas del espíritu del Directorio, las abrazo tiernamente. Cuando no puedas llegar la primera con el cuerpo, manda delante el espíritu: basta con que lo dejes todo al primer toque de campana; si lo dejaras antes, perderías el tiempo. Gozo del todo cuando un alma es fiel por amor”.  

7 Octubre 1913 …“No te atribuiré como culpa una cosa hecha por obediencia. Si, por ejemplo, te mandan acudir al locutorio mientras tocan al Oficio, tú, no pudiendo ir, manda a tu alma, y haz la oración así: ‘Alma mía, ¿qué irías a hacer en el coro?’ y luego haz el ofrecimiento del Oficio”.  

14 Febrero 1914 “La pureza de intención Me roba el corazón; el hombre sólo tiene dos ojos, pero cabellos ¡cuántos! Pues bien, con cada acto hecho con pureza de intención Me robas el corazón”.  

13 Marzo 1914 “¿Por qué comparo al alma con una viña? Porque la viña es una propiedad, y el amo o la trabaja él o la hace trabajar. Para ver cuanto amo esta viña, mira Belén, Nazaret, el Calvario, el Sagrario. Considera mi Vida Eucarística: ¿cuándo la hostia ya no es pan y se convierte en mi Cuerpo? En el momento de la consagración no queda más que la apariencia de pan. ¿Cuándo hago como una especie de transubstanciación en el alma, de forma que pueda decir –ya no soy yo quien vivo, es Jesús quien vive en mí-? Cuando el alma abandona su vida individual para abrazar los intereses de mi Corazón. Muchas veces, con el pretexto de un bien espiritual, el alma se busca a sí misma. Encuentro pocas almas del todo desprendidas de sí”.  

19 Marzo 1914 “¡Si supieras cuánto gozo cuando hablas de Mí a tus hermanas! Entonces haces como haría un tren, que pasando envía una chispa que prende fuego: el tren después no ve el fuego…”.  

21 Marzo 1914 “Jesús siguió explicándome nuestras Stas. Constituciones, y se detuvo en la palabra -Hermanas-. Me dijo que debo pensar que, siendo todas hijas de un mismo Padre, también nuestras Hermanas reciben gracias especiales del Señor, y por eso debo tenerles en gran estima. Ayer me habló en cambio sobre la palabra -Religión-, y me dijo que religiosa quiere decir consagrada, y que una cosa consagrada es dada. Y de la misma manera que en los cálices consagrados sólo se pone el vino destinado a cambiarse en la Sangre de Jesús mediante la consagración, así en mi corazón no debo admitir más que las obras buenas, destinadas a cambiarse en actos sobrenaturales mediante la gracia y la pureza de intención”.  

24 Julio 1914  “Estoy aquí (en el Sagrario) para mis Esposas: es verdad que también viene gente, pero aunque la iglesia estuviera cerrada al público, estaría aquí para mis Esposas… …‘Jesús mío, tienes a los Ángeles’. “Es verdad, pero los Ángeles, aunque de una naturaleza superior, no son mis Esposas: un Rey tiene ministros, pero no son la Esposa”.  

25 Julio 1914 Esta mañana me dijo: “Soy el Dios de la paz, y estoy en un corazón en paz. Como un Rey vive en un palacio real, así el corazón en paz es la sala del trono del Dios de la paz”.  

28 Julio 1914 Esta mañana, después de la Sta. Comunión, Jesús me dijo que aplicara mi intelecto a pensar que Él se comunica al alma en la medida de la intensidad de la caridad con la que el alma actúa, y que aplicara mi memoria a pensar que Él es mi Esposo y que cuida de mí: “Mientras más te olvidas de ti misma, más atento a ti estoy Yo”. “Anula por amor tu voluntad en la de tus Superiores. ¿Ves una gota de agua?, apenas cae en el agua en seguida se une a ésta, y en cambio si cae una gota de aceite no se une aunque se quiera, se divide en muchas partes pero no se une…”.  

2 Agosto 1914 Después de la Sta. Comunión, Jesús me dijo: “Cada vez que el alma religiosa renueva sus votos, la estrecho tiernamente al Corazón, y cuando los renueva con más fervor, con más ardor, entonces Yo la estrecho con más fuerza…”. “Cuando el alma religiosa tiene un deseo ardiente de adquirir la perfección, aunque luego no llegue la obra hasta donde desea, Yo se lo tengo en cuenta”.  

Agosto 1914 Después de la Sta. Comunión, Jesús me dijo: “El amor divino se alimenta de sacrificios, de mortificaciones, de actos de fidelidad hechos por amor, de sufrimientos. Piensa que todas las veces que haces un acto de fidelidad es como si pusieras una gema en tu corona. Hazlos con el deseo de darme más gloria por toda la eternidad, así los harás por puro amor”. …“¿Sabes por qué permito esas tentaciones tan tremendas? Para disponerte a recibir gracias más grandes. Cuando se quiere abrillantar una cosa, no se la mira solamente y tampoco se lava sólo con agua, sino que se  4 coge ceniza. No es que no hagas actos de caridad cuando no eres tentada, pero entonces la caridad es más ardiente y purifica más…”. “Y después otra cosa: cuando un alma es asaltada así, desconfía de sí, y por consiguiente está en una disposición que aprecio mucho. Los valles reciben no sólo el agua de la lluvia, sino también el agua que baja de las montañas. Es también un medio para desprender al alma de la tierra… Es verdad que aquí Me amas también, pero en el Paraíso Me amarás mucho más, porque Me conocerás mejor”.  

7 Agosto 1914 “El quitarte algunas veces las dulzuras, las consolaciones sensibles, no es un mal, es un bien; no debes pensar que sea dureza de mi Corazón con respecto a ti. Cuando sufrí en la cruz por el abandono de mi Padre, ¿acaso mi Padre no Me amaba? Él no podía no amarme, sin embargo era como si fuera odiado. Los senderos de la vida espiritual no son siempre llanos, a la sombra, no se camina siempre sobre la hierba, con el canto de los pájaros, pues para subir es necesario caminar sobre los guijarros”. 

9 Agosto 1914 …“Cuando el alma es fiel a los impulsos de la gracia es como una estatua que se hace más bonita a medida que el artista la trabaja.-…Cuando Yo elijo a un alma del conjunto de las almas para hacerla mi Esposa, le doy la dote que son mis Méritos, mis Virtudes, mis Gracias. El Esposo no le da la dote a la sierva sino a la Esposa, y  cuanto más estaba en la indigencia la Esposa, tanto más goza de los beneficios de la dote.-…Tus ojos tenlos tan bajos como puedas, como si estuvieras de retiro. Si estuvieras encerrada en un coche para hacer un viaje y los cristales estuvieran cubiertos, no verías nada: tú estás encerrada en mi Corazón”.  

11 Agosto 1914 Esta mañana Jesús me dijo: “Aún cuando un alma estuviera cubierta por todos los pecados que pueden cometerse por las personas que existieron, existen y existirán hasta el fin del mundo, si este alma se arrepiente, y además mi Sangre la purifica, no queda en esa alma ni siquiera la más pequeña mancha, porque mi Gracia actúa siempre cuando encuentra en el alma las debidas disposiciones”.  

17 Agosto 1914 “Cuando Dios ama a un alma con un amor especial, como benjamina, le da a Jesús Crucificado, o sea, no le da jamás a Jesús sin la cruz”.  

18 Agosto 1914 “¿No sabes qué poder tiene sobre Mí un alma fiel? Muchas veces una cosa de nada, como una palabra no dicha en tiempo de silencio, una respuesta dada dulcemente cuando se tiene prisa, puede ser aquélla que obtiene la gracia, como un pequeñísimo obstáculo puede hacer desviar una gran corriente de agua”.  

20 Agosto 1914 “Si no puedes hacer grandes cosas por mi amor, haz las pequeñas con gran amor. ¿Vale más un gramo de oro o un kilo de hierro? Vale más una inclinación de cabeza, hecha con amor, que un ayuno hecho a la fuerza. El secreto de la santidad está en esto, pero es conocido por pocos, ser como Dios quiere, hacer lo que Dios quiere, querer lo que Dios quiere”.  

22 Agosto 1914 Esta mañana Jesús me dijo: “Tengo el Corazón como oprimido por las gracias que no puedo hacer al mundo porque no las quiere; vuelven a Mí, porque mis gracias no se pierden. Cuando subía al Calvario era ayudado por el Cireneo a llevar el peso de la Cruz: ahora quiero ser ayudado a llevar el peso de mi amor. Dirijo la mirada a mis jardines de delicias, a los monasterios, y busco a las almas dispuestas a recibir mis gracias”.  ‘¿Cuáles son, oh Jesús mío, las disposiciones que Tú buscas?’. “Una gran pureza, una gran fidelidad por amor, un gran desprendimiento de ti misma”. 

23 Agosto 1914 “Tu voluntad es como un tren: si va sobre las vías llega a destino, pero si se sale de las vías las personas que hay dentro se accidentan. Las vías se componen de dos rieles; uno es la obediencia que debes llevar hasta el  escrúpulo, (aquí mi Jesús quiere decir que yo sea exacta, por amor, hasta en la más mínima cosa), el otro es una humildad tan profunda que las criaturas no puedan ver el abismo, sólo Dios”.

RAMILLETE 3 

27 Marzo 1916 “Benigna mía, no pierdas un momento más en pensar en ti, ni por el alma ni por el cuerpo. Tienes un Esposo que te cuida; piensa sólo en amarle todo lo que puedas”.  

24 Abril 1916 “Benigna mía, estoy contento de cómo te has mortificado; continúa, persevera, progresa en la mortificación del espíritu; no te canses nunca de mortificarte como el Amor no se cansa nunca de favorecerte. Más te quitas a ti de ti, más pone el Amor en ti de Sí”.  

26 Abril 1916 Esta mañana Jesús me dijo: “Decir Jesús y decir Misericordia es lo mismo, -decir Jesús y decir Bondad es lo mismo, -decir Jesús y decir Compasión es lo mismo, -decir Jesús y decir Ternura es lo mismo. Soy el Óleo para curar tus llagas, soy el Bálsamo para sanar tus heridas, soy la leche que te alimenta, soy la Fuente de Agua viva que te apaga la sed. Si quieres elevarte a lo alto en mi Amor Divino, soy tu aeroplano; si quieres descender al abismo de tu miseria, entra en el abismo de mi Humildad: exinanivit semetipsum” [N. de T.: ‘Se despojó de sí mismo’  Flp 2,7].  

28 Abril 1916 “Benigna mía, ¡si un alma pudiese comprender el valor del sufrimiento! Si un Mártir fuese llevado en derredor por los Ángeles sobre su potro de tortura, ¡con qué respeto lo miraríais! Pues bien es el Amor quien lleva a estas personas que sufren porque les da la fuerza para caminar y para sufrir. ¡Qué respeto has de tener por las Hermanas que sufren!, cómo no has de huir de los pequeños sufrimientos…  ¿Quién es quien debe acoger y salvar a las almas sino una Esposa de Jesús? Pero hay pocas almas entre sus Esposas que piensen con ardor en salvar almas; piensan más en su santificación individual y no piensan que dedicándose a santificar almas la procurarían mejor aún. ¡Oh, Benigna mía! qué difícil es vencer el egoísmo espiritual; son almas ocupadas siempre de sí”. 

30 Abril 1916 “Benigna mía, quiero explicarte un poco el voto de pobreza de espíritu. Cuando tú, por ejemplo, deseas recordar las cosas para tu satisfacción, es un acto de apropiación y contrario al voto de pobreza. Las cosas que sientes las recibes para las almas y las debes recordar para escribirlas, pero después, una vez que las has escrito, si no las recuerdas más no te debes inquietar porque sería un acto de apropiación. La obediencia material la tienes y muy exacta, y es necesario que la practiques así también con el espíritu, no con aprensión pero exacta. El voto de castidad, no tienes grandes ocasiones de faltar gravemente, pero puedes faltar ocupándote demasiado de ti misma”.    

4 Mayo 1916 “Benigna mía, no puedo hacerte santa si no me das la llave de tu voluntad, pero si me la das Yo te puedo hacer no sólo santa sino una gran santa. Benigna mía, puedo en un momento reparar todo el pasado de un alma con tal que ese alma me trate como Dios que soy, o sea, que no reduzca mi Bondad con su desconfianza, que no delimite mi Misericordia con sus angustias, que no mida mi Amor con el suyo. Si te tuviese que amar según tu fidelidad, tendría que amarte siempre por temporadas porque por un poco de tiempo me eres fiel y por otro poco, menos; por un poco eres fervorosa y por otro poco, menos: pero Yo soy inmutable y mi Amor es infinito,  como el sol no disminuye en nada el calor de sus rayos si una persona se presenta llena de barro o con hermosos vestidos”.  

6 Mayo 1916 “Cuando la nada está en su nada, Dios la mira con agrado y hace de esta nada grandes cosas. (He aquí la Creación). Cuando la nada está en su nada Dios desciende del cielo para acoger esta nada y llevársela al Paraíso. (He aquí la Redención). Cuando la nada está en su nada, Dios la santifica, he aquí la obra del Espíritu de Amor, he aquí la Santificación”.  

16 Mayo 1916 “Benigna mía, tú quieres que te diga una sola palabra y Yo te la digo. Confía Benigna, no te digo: Confía hija, porque es demasiado general, sino confía Benigna. ¿Tienes penas? Calla y confía –tu Jesús proveerá: ¿tienes desconcierto, inquietud por imperfecciones cometidas? Confía, tu Jesús te las ha perdonado ya y no sólo las repara sino que hará alguna cosa buena con la humildad. ¿Te inquietas por cómo harás? confía, tu Jesús que ahora está contigo, lo estará también entonces. Benigna mía, di en tu corazón: Yo tengo a Jesús y me fío de Él”.

“Benigna mía, te he saldado todo, pero quiero que tú lo tengas siempre presente. El saldo son estas palabras [1]: La caridad cubre la multitud de pecados, pero el amor puro no sólo los cubre sino que los consume, los destruye. Una cosa cubierta todavía se puede descubrir, pero una cosa destruida  no existe”.

“Benigna mía, allí donde no llega tu miseria llega mi Misericordia. Dime: ¿Todo el cielo no basta acaso para cubrir un palmo de tierra? ¿Y toda el agua del mar no basta acaso para mojar un palmo de tierra? Permito a propósito ciertas miserias por el deseo que tengo de usarte Misericordia. Entre el palmo de tierra y el cielo aún hay una proporción, pero mi Misericordia es infinita”.

“Yo soy el Amor: mi espíritu es suave y se necesita atención para sentirlo. Como para mover el tronco de un árbol sobre todo por la parte de abajo junto a las raíces se necesita un viento muy fuerte, y para mover las ramas se necesita un viento algo menos fuerte pero aún fuerte, mas las hojas se mueven con poco que haya, así pasa   con las almas. Con los pecadores obstinados se necesita de todo para moverlos, con otras almas se necesita también la corrección; mas las almas fieles sienten en seguida las inspiraciones, pero las mismas inspiraciones no son sentidas por todas. Tú no seas sólo como una hoja sino como una hoja seca que el viento desprende y lleva donde quiere”.

“Benigna mía, estate muy recogida en estos días porque recibirás muchas gracias. Que la mortificación sea el cimiento, sea el edificio, sea el techo. La medida de tu mortificación será la medida de tu capacidad para  recibir las gracias. Cuando se ama no nos contentamos con lo que basta. La humildad da tanta gloria a Dios porque destruye el amor propio que es lo que más se opone al amor de Dios. Tu alma es una esponja. Con la mortificación se hacen los agujeros en el alma y cuando el alma se mortifica en la ocasión, Dios la invade. Cuando una persona está anémica ha de comer y se le ponen inyecciones. Tú debes alimentarte con humillaciones y sacrificios y hacer muchos actos de caridad. No se puede ser alma de verdadera oración si no se es alma de verdadera mortificación. Un alma Me puede robar el Corazón con la pureza de intención, con la sencillez de intención. Como hay una vida interior, hay también una muerte interior. No me refiero a la muerte del alma, porque el alma no puede morir, ni tampoco a la muerte en el sentido de que pierda la gracia santificante que es su vida sobrenatural. Me refiero a la muerte de las pasiones, de la voluntad, del juicio, de todos los brotes de la naturaleza. Mientras más hay de esta muerte, más vida interior hay, y no se puede llegar a la vida sin morir. Esta muerte interior repugna a la naturaleza, la hace sufrir, pero es necesaria y sólo el alma que se abandona al amor llega a la unión. Esta unión se hace con la cruz. Como, por lo general, no se llega a la muerte más que por medio de la enfermedad que consume poco a poco la vida, así para llegar a la muerte interior es necesaria una mortificación continua. Cuando se hacen excesos se causa más pronto la muerte. Un alma que se abandona al amor, el amor la lleva a la muerte interior; pero un alma que trabaja con el amor, que ayuda al amor, llega más pronto a la muerte interior. Cuando el alma llega a este estado de muerte interior, Yo reino en ese corazón, porque donde no reina ya el amor propio, reina mi amor y mi amor lo quiere todo. ¡Si supieras el hambre que tengo de ser amado por las almas! Amo a las almas y no soy amado según mi deseo, y aún las que creen en ello, creen poco en ello.

Pequeña Esposa de mi Corazón, te hago a ti mis confidencias más íntimas. Querría hablar a todos los corazones, pero no Me quieren escuchar y cuando encuentro un corazón que recibe mis gracias, Yo ese corazón lo inundo. Soy como un Rey exiliado: se intenta exiliarme del mundo, mas no se puede, pero de las almas sí. Los que cometen pecados mortales, Me echan fuera y entonces Yo voy a llamar a la puerta de mis Esposas. 

Hay almas que Me abren, sí, pero a duras penas; otras Me abren pero pactan, otras en cambio Me abren de par en par las puertas y Me invitan a entrar. Las primeras son las que dejan el mal pero sólo por temor del pecado; las segundas Me abren, sí, pero quieren que Yo las complazca, que les de gustos, caricias; las terceras Me abren y Me reciben con mi Cruz, con mis Espinas, con mi Amor.

Estoy como oprimido por mis gracias, porque mis gracias vuelven a Mí porque los hombres no las quieren y cuando encuentro un alma que Me da libertad para darle gracias, entonces mi Corazón es como aliviado, por así decirlo, porque cuando digo que sufro, que estoy oprimido, no quiero decirlo de forma absoluta, sino para hablar al modo humano, para hacerme entender. Ahora Yo no puedo ya sufrir, sufro en mi Cuerpo Místico, la Iglesia, pues tras mi Resurrección, Yo soy inmortal, impasible, glorioso”.    

[1] N. de T.: Que le salda  todo, quiere decir que le perdona toda deuda.  Pero, el saldo, el perdonarle la deuda, significa que le da la capacidad, no sólo de la caridad, sino también del puro amor que destruye  todo pecado.  

PRECIOSAS MARGARITAS  EXTRAÍDAS DE LOS ESCRITOS DE LA SIERVA DE DIOS Hna. BENIGNA CONSOLATA FERRERO DE LA VISITACIÓN DE SANTA MARÍA DE CÓMO - Muerta en Como el 1º de septiembre 1916 Primer Viernes de mes

ORACIÓN PARA OBTENER LA GRACIA DE UNA CONFIANZA ILIMITADA:

Dulcísimo Jesús mío, Dios infinitamente misericordioso, Padre tiernísimo de las almas y de modo particular de las más débiles, de las más miserables, de las más enfermas, que llevas con especial ternura entre tus brazos divinos, vengo a Ti para pedirte, por el amor y por los méritos de tu Sagrado Corazón, la gracia de confiar en Ti, para pedirte la gracia de confiar cada vez más en tu misericordiosa bondad, para pedirte la gracia de reposarme confiadamente en el tiempo y en la eternidad en tus amorosos brazos divinos.                                        

“En conformidad con los Decretos del Papa Urbano VIII, indicamos que en nada se pretende prevenir el juicio de la autoridad eclesiástica”.

CON LICENCIA ECLESIÁSTICA del Obispado de Gerona, 2011  

Para comunicar una gracia recibida por intercesión de la Sierva de Dios sor Benigna Consolata Ferrero: *Monasterio de la Visitación de Santa María, C/Inchaurrondo nº 28, (Ategorrieta), 20013-SAN SEBASTIÁN (España)    *Monastero della Visitazione di Santa Maria, Via Briantea nº 14, 22100-COMO (Italia) 


Comentarios

Margaritas — 3 comentarios

  1. El Amor de Jesús por nosotros es imposible de imaginar!!!
    Estas Palabras suyas a sor Benigna Consolata son un CANTO DE ESPERANZA que el AMADO quiere regalar a todos y especialmente a los que se encuentran en las situaciones más difíciles y extremas, también a los que agonizan a los que sufren enfermedades terminales, a toda la HUMANIDAD sufriente. Y es tan perfecto tan justo para el momento que le toca vivir al hombre HOY.
    BENDITO SEA EL SEÑOR HOY Y POR SIEMPRE!!!Cuan fino y delicado es Su Amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>