Carisma

La Orden de la Visitación de Santa María:
Su carisma

La Visitación venía a colmar el vacío que existía a comienzos del siglo XVII en la vida monástica femenina: órdenes reformadas muy austeras que exigían una salud robusta; o antiguas abadías relajadas. Con la Visitación, el Obispo de Ginebra, haciendo un especial hincapié en la ascesis interior, abría la puerta de la vida religiosa a personas que no podían entregarse a grandes austeridades. La suavidad relativa de la Regla se veía compensada por la insistencia en la práctica de la humildad, de la caridad, la lucha contra el egoísmo y el amor propio para lograr que el alma, libre de todos los lazos, estuviera totalmente disponible a la acción divina.

Esta manera de vivir el Evangelio suponía una gran novedad en su tiempo y respondía a una necesidad real que motivó gran afluencia de peticiones para fundar comunidades parecidas en muchas ciudades, dando lugar a una prodigiosa expansión: a la muerte del Fundador en 1622, eran 13 los monasterios y 87 cuando murió la Madre de Chantal en 1641.

Tal vez, la mejor definición del espíritu de la Orden la dio la misma Fundadora, Sta. Juana Francisca de Chantal, recordando la intención de San Francisco de Sales: “Las religiosas de la Visitación que tengan la dicha de observar fielmente sus reglas, podrán llevar con verdad el nombre de Hijas Evangélicas, particularmente establecidas para ser las imitadoras de las dos virtudes más amadas del Sagrado Corazón del Verbo Encarnado, la dulzura y la humildad, que son como la base y el fundamento de su Orden y les dan el privilegio particular y la gracia incomparable de llevar el título de Hijas del Corazón de Jesús”.

Nada extraño es, pues, que cuando Dios quiso descubrir al mundo entero su Corazón Sagrado, testimonio viviente de su inmenso Amor, escogiera precisamente a una visitandina: Margarita María de Alacoque (1647-1690). El lugar: Paray-le-Monial. Según San Alfonso Mª de Ligorio, después de la Creación y la Encarnación, jamás ha mostrado Dios tanto amor como en Paray. La espiritualidad del Corazón de Jesús es la llama más ardiente de fuego luminoso que haya llegado a los hombres después de Pentecostés. Prueba de ello es que desde entonces han sido infinidad las congregaciones, asociaciones, etc. que han surgido teniendo como fuente las revelaciones de Santa Margarita María.


Comentarios

Carisma — 5 comentarios

  1. Queridas Hnas. me alegro de poder seguir este Tesoro del Sagrado Corazón de Jesús y la Santísima Virgen María que es la orden de la Visitación. Me encantará poder seguir sus publicaciones y ayudarlas en lo que necesiten.
    Siempre unidas a sus oraciones; por todas Usds., por las necesidades de tantas personas, por el Papa Francisco, que todos encontremos Paz.
    M. Esperanza

  2. Siempre andamos buscando y creemos que no encontramos, pero la realidad esta en no buscar, porque quien nos encuentra sin buscar es Jesùs, èl siempre nos està dando una luz, una puerta que nunca se cierra porque èl la tiene abierta para todos. Es una comunidad que me gusta y espero entrar muy pronto soy muy positiva nada puede ser negativo porque Dios es amor…

  3. Dios sea bendito+
    Que el amor de jesús llegue a tantos corazones. El ya conquisto el mío, amadle con todo el corazón, Él nos ama infinitamente. Sin Él no sois nada

  4. Hermanitas: he llegado a este sitio gracias a una amiga que me dio a conocer la coronilla a las Santas LLagas de Jesús. El deseo de saber más sobre la devoción me condujo a leer sobre la vida de Santa Maria Martha Chambon, la orden de la Visitación y su carisma. Les pido que en su oración intercesora, el Señor lleve a algunos de mis nietos (futuros) al sacerdocio. Le ofrecí a mis hijos, ya desde mi vientre, pero lejos estan de ese camino. Deseo que sea un santo sacerdote. Bendiciones.

Responder a Vanessa Suárez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>