LA EPIFANÍA DEL SEÑOR (Solemnidad)

ENTRARON EN LA CASA, VIERON AL NIÑO CON MARÍA, SU MADRE, Y CAYENDO DE RODILLAS LO ADORARON

adoracion-de-los-reyes-magosEs una gran fiesta, en la que celebramos que la Iglesia de los Gentiles es aceptada por Cristo y recibida por Cristo. Sí, es una gran fiesta porque los gentiles llegan a Cristo y a la Casa del Pan.

La Epifanía es el día de los dones. Nunca ha recibido Cristo regalos más espléndidos y ahí tenemos la manera de ofrecer nuestros presentes a Dios. Los Magos nos lo pueden enseñar, ya que el primer acto de cada clase sirve de tipo a lo demás. Veamos, pues, las circunstancias: ¿Quién? ¿Qué? ¿A quién? ¿Por qué? ¿Cómo?

¿Quién? Unos Reyes sabios. Antes de haber recibido la fe, ya creían. Reyes piadosos, que observaban las estrellas siguiendo la profecía de Balaam; su devoción se demuestra al dejar sus reinos y al acudir y presentarse intrépidamente al rey Herodes y confesarle ingenuamente su fe.

¿Qué? Oro, incienso y mirra. Las opiniones de los doctores están divididas cuando explican la razón de estos presentes. Strabus dice que trajeron de lo que producía su país de Arabia. Todo agrada a Dios: Abel le daba de sus rebaños y el que no tenía sino una piel de cabra, también podía ofrecérsela. Honra al Señor con tus bienes.

Hay quienes ofrecen al Señor lo que no poseen. Hijo mío, ¿por qué no eres más devoto? Lo seré en mi ancianidad. Pero, ¿sabes tú que llegarás a viejo? Otro dice: Si yo fuese capuchino, ofrecería sacrificios al Señor. Honra al Señor con lo que tienes. Si yo fuese rico… yo daría… Honra al Señor con tu pobreza. Si yo fuera santo… Honra al Señor con tu paciencia, si yo fuera doctor…, honra al Señor con tu sencillez…

De lo que tienes, el valor de tu ofrenda se mide en relación con lo que posees. San Agustín dice que los Magos le trajeron oro como a rey; incienso como a Dios; mirra como a hombre. ¿A quién? ¡A Cristo nuestro Señor! ¿Por qué? ¡Hemos venido a adorar al Señor! ¿Cómo? ¡Se postraron y le adoraron!

Y no digamos que no tenemos nada muy grande para regalarle. Nada hay suficientemente digno de Dios. Debéis decir: “Yo quiero, Divino Niño, darte el único bien que poseo: yo mismo, y te ruego que aceptes este don.” Y Él nos responderá: “Hijo mío, tu regalo no es pequeño sino en tu propia estima.” (San Francisco de Sales. Sermón. VIII, 38)

EL NIÑO JESÚS DE PRAGA (4)

EL PEQUEÑO ROSARIO DEL NIÑO JESÚSniño jesús de Praga 4

La religiosa carmelita, la Venerable Margarita del Santísimo Sacramento, que murió en Beaune (Francia) con fama de santidad a los 29 años, compuso este pequeño rosario. Jesús le reveló que le era muy agradable esta sencilla devoción y que por medio de ella concedería gracias  especiales. Era una de las devociones favoritas de Santa Teresa del Niño Jesús, que la recomendaba: «Así practicaréis el Caminito de Infancia espiritual», decía.

El Pequeño Rosario consta de:

- Tres Padrenuestros, en honor del Santo Nombre de Jesús, de la Virgen María y de  San Iosé.

- Doce Avemarías, en memoria de los 12 años de la infancia de Iesús.

- Antes de cada Padrenuestro y Avemaría se dice:                                                          V/ El Verbo se hizo carne.              R/ Y habitó entre nosotros.

A los niños, que son los predilectos de Jesús, que recen este rosario, Jesús les inspirará una  tierna devoción y les dará la virtud de la santa pureza.

EL NIÑO JESÚS DE PRAGA (3)

LA IMAGEN MILAGROSA DE BARCELONANIÑO JESUS DE PRAGA 3

El culto al Niño Jesús de Praga se propagó por España a fines del siglo XIX, siendo las madres salesas de Barcelona las que iniciaron esta devoción. Primero, en mayo de 1894, dieron culto a una imagen traída de Praga que colocaron en el coro, y luego, el 1-12-1897, colocaron en un altar lateral del magnífico templo, de estilo moderno gótico catalán, obra del arquitecto Joan Martorell, maestro del Siervo de Dios Antonio Gaudí, la imagen de que hablaremos a  ontinuación. En esta iglesia se erigió el 27-11-1898 la Cofradía del Niño Jesús de Praga.

El origen de esta estatua tiene algo de milagroso. Se encargó al Sr. Castellanas que la hiciera. Este escultor dijo que pasaría a recoger la imagen del coro para tenerla de modelo durante un par de días. Pero de hecho nunca la recogió. Dos meses después trajo la preciosa imagen ya terminada, con gran admiración de las monjas, que vieron que era diferente de la suya y  mucho más hermosa. El Sr. Castellanas juró decir la verdad cuando explicó que una señora vestida de negro llevó a su taller un Niño Jesús de Praga. Él le pidió que se la dejara por unos días, pero ella dijo que no podía ser; se la prestaba sólo por una hora. El escultor se puso a trabajar con ahínco y terminó la cara en la hora. La señora tomó al Niño con gran amor, como si estuviera vivo, y se marchó. Nunca más se supo de ella.

Por la iglesia de las Salesas acudía mucha gente a orar ante el Niño y éste concedía muchas gracias y hacía milagros. Si estaba cerrada la puerta, la gente se arrodillaba fuera. Durante la persecución religiosa de julio del 1936, la familia Muntadas salvó la imagen del Niño  envolviéndola en unas cortinas y poniéndola en un baúl. Junto con el tesoro del Niño Rey, las salesas salvaron también un ejemplar, en parte quemado por el fuego sacrílego, del libro: «Manual de la Cofradía del Niño Jesús de Praga erigida en la iglesia del monasterio de la Visitación (Salesas) de Barcelona», 2ª edición, Barcelona 1900.

EL NIÑO JESÚS DE PRAGA (2)

ORIGEN DE LA DEVOCIÓN AL NIÑO JESÚS DE PRAGA: LA IMAGEN

niño Jesús de praga 2 Una mañana de finales del siglo XVI una pequeña imagen de cera de 47,5 cms. de altura inició un largo recorrido desde España a Bohemia. La llevaba Dña. María Manriquez como regalo para la boda de su hija, la princesa Polyxena, que iba a contraer matrimonio con el conde Adalberto de Lobkowitz.

La condesa fue una bienhechora insigne de los PP. Carmelitas descalzos, que se habían establecido en Praga el 1624 en la iglesia-convento que les encomendó el emperador Fernando II. Este había mandado construir ese templo de Ntra. Sra. de las Victorias en acción de gracias por haber derrotado a sus enemigos en la batalla de la Montaña Blanca.

Viendo Polyxena la estrechez en que vivían los carmelitas, les regaló la pequeña imagen del Niño Jesús, diciéndoles: «Os doy lo que más quiero en este mundo. Mientras deis culto a esta imagen, no os faltará nada». Los carmelitas colocaron la imagen en su iglesia y desde entonces nada les faltó. Allí está hoy todavía.

En 1631 los príncipes protestantes, enemigos del emperador, saquearon la iglesia de Ntra. Sra. de las Victorias, profanaron la pequeña imagen del Niño Jesús, le rompieron las manos y la tiraron con desprecio detrás del altar, donde quedó sepultada en los escombros. El 25 de mayo del 1632, derrotados los protestantes, volvieron los carmelitas a su convento y restauraron la imagen.

Había en el convento de Praga un novicio-sacerdote, el Padre Cirilo de la Madre de Dios, que destacó por su gran devoción al Pequeño Rey. A él fue a quien el Niño Jesús dirigió estas palabras: «Cuanto más me honréis, más os favoreceré».

EL NIÑO JESÚS DE PRAGA (1)

nino_pragaORACION AL NIÑO JESÚS DE PRAGA

revelada por la Santísima Virgen al Venerable P. Cirilo, carmelita descalzo de Praga

Oh Niño Jesús, a ti recurro y te pido que, por la intercesión de tu Madre Santísima, quieras asistirme en esta necesidad (se expone),  porque creo firmemente que tu divinidad la puede socorrer.

Espero con toda confianza obtener tu Santa Gracia. Te quiero con todo mi corazón y con todas las fuerzas de mi alma.

Me arrepiento sinceramente de todos mis pecados y te suplico, buen Jesús, que me des la fuerza para triunfar. Me propongo no ofenderte más y me ofrezco a ti dispuesto a sufrirlo todo antes de darte el menor disgusto.

De ahora en adelante quiero servirte fielmente, y por amor tuyo, oh divino Jesús, quiero amar a mi prójimo como a mí mismo.

Niño omnipotente, Señor Jesús, de nuevo te suplico: asísteme en esta situación (decirla), concédeme la gracia de poseerte eternamente con María y José, y de adorarte con los santos Ángeles en la corte del Cielo. Amén.

                                           *************************

La fiesta del Niño Jesús de Praga se celebra el 25 de diciembre y se conmemora el día 25 de todos los meses.

Para formar parte de la Cofradía, hay que inscribirse en el Registro y rezar cada día el Pequeño Rosario.

                                                            Monasterio de la Visitación

                                                             Pg. de la Vall d’Hebron, 256

                                                             08035 Barcelona              Teléfono 93 428 16 20

DOMINGO III DE ADVIENTO

¿ERES TÚ EL QUE HA DE VENIR O TENEMOS QUE ESPERAR A OTRO?

“La ley prometía al pueblo judío que se le iba a enviar un gran profeta. Y había diversas opiniones sobre quién sería ese gran personaje; la más común pensaba que no era otro que el Hijo de Dios”

(Si se hubiera preguntado a Juan el Bautista si era él el que había de venir, ¿cómo habría respondido?)

“San Juan se daría perfecta cuenta de que no le estaban preguntando simplemente si él era profeta, y que si afirmaba que lo era, le creerían el gran Profeta prometido y le reconocerían como tal; y por eso lo negaría, pues comprendería que, sin mentir, podía muy bien responder que no lo era.

Si me preguntaseis sencillamente quién soy, yo os respondería sencillamente: “me han enviado para preparar los caminos del Mesías.” Ahí tenéis cómo San Juan rechazó esa tentación de orgullo y de ambición; y cómo la humildad le procuró recursos e ideas admirables para no admitir ni recibir el honor que se le quería otorgar, disimulando y negando ser lo que verdaderamente era…

¿Queréis saber quién soy yo? yo os digo que no soy nada más que una voz… San Juan no hubiera podido rebajarse más al decir que era sólo una voz. “Creéis que soy el Mesías y yo os aseguro que no soy más que una simple voz.”

(Pero es Juan el Bautista, desde la prisión, quien hace la pregunta a Jesús. Y Jesús da dos respuestas: en la primera, dirigida a los discípulos de Juan, les encarga que lleven a Juan como confirmación el testimonio de LO QUE ESTÁIS VIENDO Y OYENDO. La segunda respuesta va dirigida a los que entonces le seguían, y también a todos los que hoy le seguimos)

“Nuestro Señor nos propone a san Juan como modelo a imitar para toda clase de personas.

No solamente deben copiarlo los prelados y predicadores, sino también los religiosos y religiosas (y todo el Pueblo de Dios). Todos tienen que considerar su humildad y su mortificación, para ser ejemplo suyo, voces los unos para los otros, voces que clamen que hay que preparar y allanar los caminos del Señor para que, recibiéndole en esta vida, gocemos de Él en la otra… (San Francisco de Sales. Sermón del 13 de diciembre de 1620. Tomo IX, 425, 426, 430, 431)