Mes del Corazón de Jesús – día 11

abrazo jesusJESÚS CONSOLADOR DEL PUEBLO

Sigamos ahora con el Evangelio a Jesús en su misión de Consolador; porque durante los tres años de su vida pública no se conforma con enseñar la divina doctrina y con purificar a las almas pecadoras con su perdón sublime, sino que pasa, Consolador dulcísimo, en medio de las miserias humanas sanando cuerpos que sufren, curando llagas de corazones lacerados, derramando en las almas su paz, esa paz que sobrepasa todo sentimiento y mitiga todo dolor.

Sigue leyendo….

Mes del Corazón de Jesús – día 9

CORAZON JESUSEL SACERDOTE QUE PERDONA CON JESÚS

¡Oh, Jesús, Amor Infinito, Bondad misericordiosa, que has venido a la tierra para buscar lo que se había perdido, purificar lo que estaba manchado y levantar lo que estaba caído, derrama en el corazón de tu Sacerdocio el celo ardiente y las divinas ternuras que inundan tu Corazón adorable!

Haz que, a imitación tuya, tus sacerdotes se entreguen con valor incansable a la búsqueda de las ovejas perdidas y que, llenos de amor y piedad, después de haberles curado las llagas, las devuelvan a tu divino redil.

Concede a tus sacerdotes la gracia de conmover los corazones. Dales el consuelo íntimo de ganar muchas almas a tu amor, para que un día puedan oír de tus labios las divinas palabras: “Venid, siervos buenos y fieles, entrad en el gozo de vuestro Señor”. ¡Así sea!

Sigue leyendo…

Mes del Corazón de Jesús – día 8

CORAZJESUSEL LUNÁTICO

El divino Maestro pasaba haciendo el bien y, mientras de ciudad en ciudad, de aldea en aldea, derramaba los tesoros de su incomparable ternura, se encontraba con frecuencia ante cierta categoría de almas, cuyo mísero estado afligía profundamente su Corazón.

Al pie de la montaña, se había reunido una gran multitud; algunos discípulos discutían en medio de ella; reinaba una viva agitación. Apenas llegado, Jesús se informó del motivo del tumulto. Se le respondió que un joven, poseído del demonio, había sido presentado a los discípulos para que lo exorcizaran pero que se habían esforzado en vano por liberarlo. El Salvador llama junto a Sí al padre del pobre joven. Exige primero un acto de fe y de confianza, luego, haciéndose conducir al endemoniado, habla con autoridad al espíritu maligno, libera al pobre poseso y lo entrega sano al padre. Cuando la muchedumbre se retiró, Jesús entró con los discípulos en una casa cercana. Asombrados por la falta de éxito de sus esfuerzos, ellos le interrogan para saber la causa. Siempre dispuesto para instruirlos, el Maestro les descubre la insuficiencia de su fe, les enseña a no apoyarse humanamente en la propia acción, sino a entrar en la divina potencia con una confianza humilde pero firme e ilimitada en la infinita bondad de Dios. Luego agrega: “Esta especie sólo puede salir con oración y ayuno”

Sigue leyendo…

Solemnidad del Corpus Christi

Imagen 011LA EUCARISTÍA Y EL SAGRADO CORAZÓN

La devoción a la Eucaristía y la devoción al Sagrado Corazón no son solamente devociones gemelas, en realidad son una sola y misma devoción. Se completan y desarrollan una a otra; tan perfectamente se funden que una no puede estar sin la otra, y su unión es absoluta. No solo no puede una de estas devociones perjudicar a la otra, sino que se aumentan recíprocamente pues se complementan y perfeccionan.

Si tenemos devoción al Sagrado Corazón, querremos hallarlo para adorarlo, amarlo, ofrecerle nuestras reparaciones y alabanzas, y ¿dónde iremos a buscarlo si no es en la Eucaristía donde está eternamente vivo? Si amamos a este Corazón adorable, querremos unirnos a Él, pues el amor busca la unión; querremos inflamar nuestro corazón con los ardores de este divino foco.

Pero para llegar a este Corazón Sagrado, para asirle, para ponerle en contacto con el nuestro, ¿qué habremos de hacer? Sigue leyendo

Mes del Corazón de Jesús – día 7

jesus-samaritanaLA SAMARITANA

Muchos siglos han repetido ya la palabra de los afortunados samaritanos: “Este es de verdad el Salvador del mundo”. Tal vez muchos otros siglos lo repitan aún y resonará sin fin en los ecos de la eternidad. Sí, Jesús es el Salvador del mundo, porque es la Misericordia; ¡el mundo tiene tanta necesidad de perdón misericordioso!

Sigue leyendo…

Mes del Corazón de Jesús – día 6

LA MAGDALENA Y ZAQUmagdalenaEO

Jesús hace de esta pecadora un milagro de amor… ¡Será la santa, la enamorada, la predilecta de su Corazón, y será la obra de su perdón misericordioso!

¡Qué alegría experimenta Jesús al ver que Zaqueo responde con tanta fidelidad a la gracia! Sus misericordiosas miradas no se han dirigido en vano hacia esa alma; ¡esta vez, sus tentativas llenas de amor no han sido rechazadas! Al considerar la obra sublime lograda por su misericordia, el divino Maestro exclama: “¡Hoy ha sido la salvación de esta casa!”

Sigue leyendo…

Mes del Corazón de Jesús – día 5

ijesusabrazopequJESÚS QUE PERDONA

Amor inefable, Misericordia encarnada, vino no sólo a enseñar la Verdad, no sólo a iluminar con su Luz divina la inteligencia humana, sino, sobre todo, a traer el perdón de Dios a la tierra, a lavar en la propia sangre las iniquidades del mundo y a romper las ligaduras que retenían al alma del hombre como esclava del pecado. ¡El propio Jesús era este gran “perdón” de Dios, perdón sustancial y viviente, perdón eficaz y salvador! ¿Asombrará, entones, que digamos que la inclinación de Jesús fue la misericordia, que el movimiento sobrenatural, natural a su Corazón, fue siempre el de perdonar y de absolver?

Sigue leyendo…

Mes del Corazón de Jesús – día 4

cor_parayEL EJEMPLO: EL MEJOR MAESTRO

Nuestro adorable Maestro no se limitó a enseñar con la palabra, con la predicación pública y con la instrucción privada: sobre todo predicó con el ejemplo. “Jesús comenzó a hacer —dice la Sagrada Escritura— y a enseñar”[1] ¿No es, en efecto, la mejor lección la del ejemplo? Además, el ojo ve lo que el oído no sabría siempre escuchar y la impresión recibida por la mirada ¿no es más fuerte, más viva? ¿El corazón no se inflama con más facilidad por haber visto que por haber oído? Jesús lo sabía y por eso, al venir a enseñar las virtudes, comenzó por practicarlas todas. Las mostraba en sí mismo tan bellas, tan deseables, tan seductoras, que los corazones se inflamaban con el deseo de poseerlas.

Sigue leyendo…



[1] Cf. Hch 1, 1

Mes del Corazón de Jesús – día 3

JESÚS MAESTRO, PACIsagrado corazonENTE EN MEDIO DE LAS DIFICULTADES

Cuando enseñaba, Jesús encontró muchos obstáculos, dificultades y sufrimientos y tuvo una paciencia infinita. No se dejó descorazonar por la rudeza de los espíritus, ni por la lentitud en comprender, ni por las objeciones sin fundamento. Las críticas, las injurias, la doblez de aquellos a quienes trataba de instruir e iluminar, no lograron cansarlo. En sus miras no figuró nunca la propia gloria; nunca buscó el éxito humano. Arrojó a manos llenas y de todo corazón la divina semilla en las almas, dejando al espíritu de Amor el cuidado de hacerla germinar y madurar.

Sigue leyendo…